Radiofrecuencia Facial

Es una técnica que consiste en aplicar energía a través de la superficie de la piel, provocando una serie de reacciones que favorecen a la piel:

  • Genera nuevo colágeno de la misma calidad de cuando estábamos jóvenes.
  • Hace un drenaje linfático disminuyendo los líquidos grasos y toxinas acumulados en diferentes zonas de la cara.
  • Rejuvenece y reafirma la piel.
  • Es un método avanzado para mejorar la flacidez de la cara y cuello.
  • Previene el envejecimiento prematuro.

Es ideal para pieles cansadas, deshidratadas, flácidas, enfocada para la corrección de arrugas o líneas de expresión profunda, estimula la producción de colágeno, para darnos un aspecto joven, terso y luminoso. Se recomienda a partir de los 30 años para mantenerse con una sesión o dos al año, pero muy necesario a partir de los 40 años para que las arrugas o líneas de expresión no se hagan profundas.